Montadito

Ya existía en versión muy rudimentaria en el S. XVI. Simplemente se “montaba” alguna vianda sobre una rebanada de pan. Hoy un montadito puede ser una obra de arte, que se come primero con los ojos y luego se paladea.